Italo Calvino. «He leído de un tirón…»

00504LIBMUDicen por ahí que todo el mundo tiene una novela en el cajón. Muchos consiguen escribirla, y no menos intentan que alguna editorial la publique. Algunos ven cumplido su deseo, pero otros se quedan en el empeño. Sin embargo, nadie conoce con certeza el trabajo de quienes han de decidir si ese manuscrito verá la luz o no. Italo Calvino, uno de los escritores más extraordinarios del siglo XX, leyó cientos de estos manuscritos durante su etapa como empleado de la editorial Einaudi, uno de los sellos más importantes del mundo por el impresionante catálogo de obras que publicó (y publica, todo sea dicho). Los libros de los otros recoge la correspondencia que Calvino mantuvo entre 1947 y 1981, no sólo en el ejercicio de su empleo en la editorial sino también como escritor y lúcido observador de la realidad social de su país.

La autoridad es una cualidad que confiere a quien la posee la capacidad para tomar decisiones difícilmente refutables. Esa autoridad se obtiene fundamentalmente del ejemplo y el conocimiento, pero también del resultado que puedan alcanzar las decisiones que de tales aptitudes se derivan. Del Calvino escritor poco elogio se puede añadir al que ya cosechó durante toda su vida, y sigue cosechando hoy en día. Autor de novelas y cuentos memorables como El barón rampante, Las ciudades invisibles, Las cosmicómicas o Los amores difíciles, por citar sólo algunos ejemplos de su vastísima y asombrosa obra, al escritor italiano debió escrutar el trabajo ajeno en busca de esa piedra filosofal que proporcionara lustre al acervo literario de su país y, a la vez, provecho económico a la editorial para que la trabajaba.

En las 269 cartas recopiladas en este volumen se encuentra un Calvino polifacético: el que ha de valorar los manuscritos que le llegan de autores noveles, analizar los de aquellos que ya han demostrado unas aptitudes apreciables y los de escritores reputados que buscan un acomodo para sus nuevos trabajos en la editorial para la que presta sus servicios; también al Calvino editor en busca de obras originales que enriquezcan el catálogo de una editorial que ha de lidiar con las mismas dificultades económicas y orgánicas que cualquier otra a lo largo de los tiempos; al hombre de su tiempo, observador perspicaz de la realidad que impera en su país y en el resto del mundo, que expresa con igual temple sus decepciones e ilusiones a lo largo de una trayectoria vital que abarca varias décadas; y sobre todo, a través de sus misivas se observa al Calvino escritor, con todas sus dudas, recelos y cautelas, el que recurre a los amigos para que le orienten en su busca de la excelencia.

Hay muchas razones por las que merece la pena leer este libro. Sobre todo por ser un documento magnífico para conocer la personalidad de uno de los escritores más importantes de la literatura contemporánea, en el que sus palabras funcionan como lentes de aumento a través de las cuales se puede observar no sólo los extraordinarios conocimientos literarios del autor, sino también sus puntos de vista sobre el proceso creativo. Pero también por mostrar el funcionamiento de una editorial, con todas sus luces y sombras; las relaciones no siempre cordiales con los autores que aspiran a ver publicadas sus obras; y las dificultades para sobrevivir en un mundo cada vez más competitivo en el que ayer como hoy, pervive una lucha feroz entre los criterios puramente literarios y la conveniencia comercial. Y además por descubrir la naturaleza del ser humano que se oculta tras el escritor, con todas sus fortalezas y vulnerabilidades.

Si a todo eso se le suma el inmenso placer que siempre proporciona leer a Calvino ya sea en su envoltura mortal como en su dimensión literaria, el conjunto adquiere las condiciones imprescindibles para ofrecer una lectura gozosa.

Italo Calvino ofrece entrar sin miedo en la trastienda de la literatura, allí donde se fabrican ilusiones y frustraciones, donde el escritor no es más que un engranaje de esa fantástica maquinaria de las palabras y las ideas.

Be Sociable, Share!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *