No guardemos silencio

Salman Rushdie recordó hace unos días que «la libertad de expresión solo puede ser absoluta», porque de otro modo ya es otra cosa. Estos recordatorios son muy necesarios, sobre todo porque los asesinos de Charlie Hebdo podrían haber logrado su objetivo si olvidamos esto. Como también se silencia con dinero, debemos estar atentos a The New York Times, del que el multimillonario mexicano Carlos Slim se ha convertido en el principal accionista —la cabecera estadounidense sigue sin recuperarse de la caída de la publicidad, pero ponerse en manos de este señor no parece ser la mejor salvación—. No siempre es tan malo que te compre un gigante; a Star Wars le ha sentado de maravilla que George Lucas vendiera su creación a Disney —hace dos semanas han estrenado nuevo tebeo, nada menos que un millón de ejemplares han sido impresos—. La ya vieja saga cinematográfica luce ahora rejuvenecida y con nueva película en marcha. Otro gigante que se mueve es Amazon, que acaba de anunciar que busca profesionales para un proyecto editorial en España. No parece una mala noticia, aunque no faltará quien se eche las manos a la cabeza.

Be Sociable, Share!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *