Infamia e inocencia

susanPor mucho que se escriba sobre la esclavitud, jamás se alcanzará a entender qué perversa razón inspira al ser humano semejante crueldad. Sojuzgar a un semejante hasta extremos enfermizos, por el mero hecho de pertenecer a una raza, género o pueblo diferente, es la expresión suprema de una estupidez digna de oprobio. Pero si ese es el rasgo que identifica a toda una sociedad, entonces estamos ante un problema gravísimo que amenaza la estabilidad de la propia Humanidad.

Leer sobre este tipo de obscenidades es siempre incómodo, pero imprescindible ya que aún hoy son habituales en no pocos países y, además, aún perdura ese germen intolerante en muchas conciencias de nuestro entorno más cercano. Leer es un buen método para combatir al odio, comprender que nadie representa un peligro por ser de otro color o profesar otra religión, y evitar que ese drama suceda.
Un millón de ruiseñores es una de esas novelas que demuestran la enorme infamia que impregnó las vidas de los norteamericanos durante demasiados años. Ambientada en una plantación de caña de azúcar en Nueva Orleans, narra la peripecia de la pequeña Moinette, hija indeseada de la lavandera de los dueños de la explotación, quien se verá obligada a separarse de su madre para ir a servir a la hija de sus amos. La pequeña se habrá de enfrentar sola a los rigores de un sistema depravado, que la convierte en un objeto sin valor alguno. A través de sus ojos y sus ingenuas reflexiones, conocemos la vida de una explotación esclavista, el comportamiento de los siervos y el de los amos, sus relaciones y desencuentros en un universo opresivo e injusto en el que la huida es la única opción.
Susan Straight, otra de esas escritoras desconocidas en España a pesar de contar en su haber con una nutrida producción literaria en Estados Unidos, se adentra sin prejuicios en un mundo hostil narrando con un realismo crudo y conmovedor las vicisitudes de una serie de personajes que transitan entre la resignación, el prejuicio y la rabia.
Con un estilo directo y contundente, Straight utiliza a la protagonista como vehículo para describir una realidad abyecta, y explorar la naturaleza de opresores y oprimidos en busca de ese germen maldito que los convierte en lo que son. Pero también es una historia de coraje, superación y esperanza. A través de la mirada inocente y limpia de Moinette, ese mundo sucio y oscuro adquiere una luz brillante, un destello de humanidad que, sin embargo, alimenta la infamia.

Be Sociable, Share!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *