Hambre de libros

Esta es una de esas obras que demuestran lo mucho, y bueno, que aún nos queda por descubrir en el vasto universo de la literatura. Pero también lo mucho, y malo, que ensombrece el fulgurante brillo de un sinfín de joyas en las que muy pocos reparan o que, tristemente, pasan desapercibidas por no encontrar la difusión adecuada en las publicaciones especializadas ni el cariño de los libreros. Y sólo gracias a editoriales como Periférica logran ver la luz para goce de los amantes de las buenas lecturas.

Bien es cierto que Leon H. Vincent no escribió para las masas. Más bien al contrario, su producción se dirigió a un público iniciado en el amor a las letras, con ensayos sobre diferentes autores anglosajones que le convirtieron en una de las voces más reputadas de la crítica literaria de finales del siglo XIX.

El bibliótafo aparece así como un divertimento en medio de una obra plena de erudición. Y el resultado es una lectura gratificante por su contenido y asombrosa por su estilo casi musical. En este pequeño ensayo narra las peripecias de uno de esos individuos peculiares que pueblan los arrabales de la obsesión. Un bibliótafo, como explica Vincent, es alguien que ‘entierra libros’. Y su personaje es un caso agudo de esta curiosa afición. Sin un lugar fijo de residencia («se decía que vivía en un buzón de correos»), saciaba su afán por el coleccionismo de libros acumulando los ejemplares que adquiría en un enorme almacén ubicado en un pueblo del condado de Westchester, en Nueva York, para asombro de sus lugareños.

Vincent sigue los pasos del anónimo bibliótafo, reparando sobre todo en aquellas personas que nutrían su afición y, de paso, describiendo una época en la que los libros sí que eran auténticos objetos de culto. Dejarse llevar por la experiencia de este excéntrico personaje, narrada con semejante elegancia, es todo un placer imprescindible

Be Sociable, Share!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *