Inmersión en el tiempo

00202LIBMU Fuera o dentro del espacio y el tiempo se sitúa esta novela o tratado de historia, personal y del hombre en general, de Alfonso Pacheco, titulada Teoría de Cuerdas (Diego Marín Librero-Editor. Murcia, 2015). Y como bien se indica en la misma, ciertamente podría llevar como subtítulo Buscando a Adán, por muchos motivos y por el principal motivo, en general.
Sumergiéndome en las densísimas páginas de Teoría de Cuerdas, era inevitable que me asaltara el recuerdo de otra lectura, paralela, de mi juventud, y no por la semejanza relativa con los episodios históricos de la antigua lectura y la nueva. El libro de Alfonso Pacheco, de casi quinientas páginas, parece que siga el rastro del monumental ensayo histórico de Gore Vidal, Creation; y también puede leerse como quien atraviesa una ruta aventurada entre el novelesco relato de Jack London, Before Adam (Antes de Adán), y de la lección de historia que es el libro de Julian Huxley, From An Antique Land (De un antiguo país).
En el capítulo XIV, titulado ¿La Atlántida? Alfonso nos traslada a un espacio ambientado en un remoto tiempo; a un lugar indeterminado que no es sino área móvil, inestable: agua en sombras. Dice así el narrador: «Caminaron, en silencio, toda la noche por la orilla, siguiendo la Estrella Guía, hasta que llegaron a un lugar donde el agua se extendía en todas las direcciones y les cortaba el paso… La noche era muy oscura y sólo se iluminaba lo justo por la estrella que los guiaba sobre sus cabezas. Se escuchaba el romper de las olas en la playa viéndose sus blancas crestas, pero el mar, negro y silencioso, sobrecogía. Permanecían los dos muy juntos arrebujados en sus capas de lana, mirando la infinita negrura de la eternidad» (pág. 67).
Distribuido en 39 capítulos y un epílogo, Teoría de Cuerdas es un ascendente ejercicio de lectura y meditación, armoniosa e intrincada, accesible y voluntariosa a la vez. Un libro muy bien escrito que, como indica Francisco Martínez Merino en las palabras de la contraportada, «es la más completa y ambiciosa fabulación narrativa que se ha escrito de nuestra genealogía, nuestra historia y nuestro destino»; y, añade: «Su lectura es un hermoso instrumento para sentirnos más humanos». Y, por su parte, en el prólogo al libro, Consuelo Hernández Carrasco, trata de compleja la historia, de gran imaginación y de trama «intrigante e inteligentemente trazada». Estamos de acuerdo absolutamente con ambos comentarios, a los cuales podríamos añadir unos cuantos más.
Alfonso Pacheco nos tenía preparados desde años atrás, desde sus años de juventud, a algo tan acabado como es esta novela coral. Su teatro, cuentos infantiles y otros ensayos literarios de hermosa inventiva y correcta factura (Le petit chardonneret, o el pequeño jilguero; El conejito que tenía Tres Orejas; varios títulos de poesía…) recibieron en su momento reconocidos premios literarios. Lector incansable y siempre escritor constante, durante largos periodos, secreto, Alfonso recorre con Teoría de Cuerdas la extensión que lleva de la existencia humana a la incógnita de la meta del hombre.
Al concluir la lectura de este hermoso libro, la sensación que queda es la de que su autor ha puesto y construido con sus sueños de infancia, adolescencia, juventud, madurez y actual edad feliz, el corazón y las lindes ilimitadas de un mundo que fue, que está siendo y que será posible… Donde los humanos buscamos encontrarnos.

Be Sociable, Share!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *