Una hilarante odisea

9788415979388Mircea Cărtărescu (Bucarest, 1956) es el escritor rumano más interesante y celebrado en la actualidad. Cada vez que se escucha su nombre suena de fondo el  sutil aplauso de un posible premio Nobel. Autor de una copiosa y heterogénea obra, en España se ha publicado hasta el momento bastante de su prosa narrativa y el primer tomo de su trilogía Orbitol (Cegador), una vasta crónica que entremezcla memoria, fantasía y relato épico, con una prosa abigarrada y críptica. En sus cuentos y novelas de corte fantástico destacan su plasticidad, su mirada evocadora, una gran sensibilidad y originalidad en la búsqueda de temas; además de la capacidad para crear un universo propio y deslumbrante, en el que su ciudad natal, Bucarest, se erige como escenario onírico y mitificado. Un Macondo centroeuropeo, con tonalidades ocre, en el que las estatuas cobran vida y los personajes deambulan entre la realidad, la locura, el deseo y los sueños.

Y ahora Editorial Impedimenta rescata El levante, una obra que en un principio se configuró como un poema épico, pero que su autor ha transformado en prosa. En alguna ocasión el propio Cărtărescu ha explicado esta evolución en su propia escritura. Según él, la poesía le sirvió durante un tiempo, pero finalmente la desechó porque para lo que tenía que expresar no le era suficiente. Empezó como poeta en el Cenáculo de los Lunes, siendo uno de los mejores dotados escritores de su generación, hasta convertirse en el narrador más interesante de las letras rumanas actuales.

El levante fue escrito a finales de los años 80 y en él ya se pueden encontrar algunos de los temas y obsesiones del autor bucarestino: intertextualidad, ironía y barroquismo. Por sus páginas desfilan personajes caricaturescos, embarcados en una aventura de dimensiones cómico-épicas, en pos de la salvación de Rumanía de sus enemigos griegos. Una parodia del género de la epopeya, pero que de algún modo la sobrepasa, porque la contiene y consigue deshacerse de sus propias premisas. Como Cervantes hiciera con la novela de caballería, Cărtărescu reinventa el poema épico, un poema posmoderno y delirante, y crea una historia divertida y repleta de referencias.

Conviven en esta novela-poema personajes históricos con otros salidos de cuentos de hadas. Además, como suele ocurrir en la obra de Cărtărescu, el propio autor, en un juego de espejos pirandelliano, hace su aparición estelar en el relato, tratando de no influir en su discurrir ni en las peripecias de sus criaturas de ficción. Y no solo se contenta el autor con participar en su propio juego literario, también se dirigirá al lector, en un tú a tú cercano y despojado de solemnidad que hace de esta divertida obra literaria una pieza indiscutiblemente original, repleta de matices y digna de uno de los mejores escritores de la actualidad.

El levante se ha comparado con el famoso episodio de Los bueyes del sol  de Joyce. James Joyce, en el Capítulo XIV de Ulises, trató de emular todos los géneros literarios de la literatura inglesa, mediante juegos de palabras y la adopción de los lenguajes de cada época. En El levante, ya sea porque la literatura rumana no nos es tan conocida, o bien porque la traducción —por cierto, excelente— ha debido de sacrificar algún juego en virtud de un mejor acercamiento al público español, estos juegos referenciales no son tan evidentes. Pero no por ello dejará el lector de apreciar los divertimentos, muchas referencias a la cultura y a la historia, y sobre todo, a la literatura universal.

El mayor mérito de este libro-juego es su versatilidad. Por momentos, el lector tiene la sensación de estar sumido en una odisea moderna, en el que Ulises es un poco más divertido y no viaja solo en su singladura. A veces, uno tiene la impresión de estar leyendo una obra de steampunk, con zeppelines sobrevolando el cielo de un mundo decimonónico pero mediterráneo y alucinógeno, en el que no faltarán extraños aparatos, escenarios mágicos y personajes esperpénticos. Mestizaje entre la parodia del clásico latino Luciano de Samosata y un absurdo Ionesco.

Los anacronismos, la burla y la intertextualidad se suceden. La prosa y la poesía —a veces con cierto tono elegíaco que desentona acertadamente con la trama, causando estupor y perplejidad— se combinan, en un baile incesante de música, fiesta, acción, batalla y colorido. Quizá el único inconveniente de El levante sea que la prosa de Cărtărescu presenta un excesivo uso de neologismos, extranjerismos y arcaísmos, además de un barroquismo que en ocasiones sobrecargan el texto.

No obstante, El levante es una obra necesaria para comprender la complejidad de este autor rumano. Un autor que no deja de sorprendernos por su heterogeneidad, su capacidad para trasmutar la literatura en pesadillas (Nostalgia, Cegador, Lulu) o  felices sueños (como sucede en este libro), y hacernos partícipes de un universo repleto de abundantes símbolos, enigmas y fantasías.

Be Sociable, Share!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *