Compila, que algo queda

Sobrecoberta_Einstein.inddEL libro definitivo de las citas es el resultado de un trabajo académico arduo, extenso en el tiempo, metódico y meticuloso, llevado a cabo por Alice Calaprice, experta en Einstein y editora en la Universidad de Princeton. Ha expurgado centenares de documentos que aportaran algo sobre el pensamiento y la personalidad de Einstein, desde cartas a amigos o instituciones, entrevistas, artículos y conferencias, extrayendo citas en torno a una pluralidad de temas que ha ido ordenando cuidadosamente, junto con la referencia a la fecha y otras variables que codifican la cita. Nos encontramos ante un libro especial, cuya autoría comparten Einstein y Calaprice, pues esta última, a la que atribuyo honestidad profesional, ha seleccionado las frases más representativas del pensamiento del sabio, lo que supone iluminar unas y descartar otras, para ofrecérnoslas y acercarnos a la parte humana, sencilla, incluso errática de un hombre de enorme talento.
Las citas están agrupadas en 19 temas que aglutinan desde opiniones sobre sí mismo, su familia, la vejez, los niños, la muerte, América y los americanos, Alemania y los alemanes, los judíos, el judaísmo, el sionismo, el pacifismo, la religión, la ciencia y los científicos, la guerra, la bomba, los militares, la raza, y algún otro. Como se ve, temas candentes en la época que le tocó vivir y otros eternos que preocupan al ser humano desde siempre por nuestra incapacidad para encontrar respuestas.
Einstein fue un judío agnóstico que se sentía «sólo un ser humano, sin ningún aprecio especial por ningún estado o entidad nacional». Daba un enorme valor a la imaginación y a la curiosidad, tanto o más que al talento. Poseía sentido del humor («estoy bastante bien, teniendo en cuenta que he sobrevivido con éxito al nazismo y a dos esposas»), conciencia de no haber sido un buen padre (en su biografía hay un paréntesis oscuro respecto a una hija que tuvo antes de casarse y que desapareció de su vida sin dejar huella), y de pertenecer a una especie lamentable que odia más que ama y hace inevitables las guerras. No confiaba en la mente de la mujer científica y de sus comentarios se deduce que en su relación con el sexo opuesto se dejó llevar por los prejuicios. Le repelía la injusticia social. Fue partidario de reconocer el estado palestino.
El libro definitivo de las citas pide una lectura pausada porque en ocasiones genera un debate del lector consigo mismo, las frases provocan, sorprenden o te arrancan una sonrisa.

Be Sociable, Share!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *