El amargo sabor del éxito

Andre Agassi fue uno de los mejores tenistas del mundo. Pero odiaba el tenis. Sólo un descomunal afán de superación y un orgullo extraordinario le permitieron soportar la tortura que significaba dedicarse a un deporte tan exigente como éste. Ocho años después de su retirada decide revelar esa y otras muchas intimidades, en un libro tan apasionante como sincero. Alguien que fue amado y detestado por igual por los aficionados al tenis se muestra en toda su dimensión humana narrando las alegrías y penalidades de una vida entregada a algo que jamás quiso hacer.
Mientras padecía el inclemente entrenamiento en la academia de tenis que el conocido representante Nick Bollettieri dirigía en Florida, su maestra de literatura descubrió las dotes de Agassi para la escritura, a pesar de ser un estudiante pésimo. Ahora demuestra esas aptitudes en unas memorias escritas con el vigor de quien ha vivido una existencia vertiginosa, y esa destreza narrativa de quien posee la virtud de manejar las palabras con la misma habilidad que una raqueta.
El resultado es un relato absorbente que no se deja abandonar fácilmente. Agassi tiene mucho que contar y lo hace con estilo y desparpajo, controlando los tiempos y dotando al relato del ritmo preciso para mantener el interés en todo momento. Todo está perfectamente trabado y ordenado: las vivencias personales, sus impresiones acerca del deporte y, sobre todo, las reflexiones sobre su papel en todo lo que le ha sucedido a lo largo de su corta pero intensa vida. Todo obedece al planteamiento esencial de estas memorias: encontrar una razón para explicar sus contradicciones.
A los estallidos de adrenalina narrativa en el relato de sus enfrentamientos con los mejores tenistas de todos los tiempos, en los diferentes torneos que disputó por todo el mundo, se suman los episodios más introspectivos en los que rinde cuenta de sus padecimientos, frustraciones, decepciones y arrebatos. Con todo consigue una narración equilibrada y fascinante, en la que se descubre como alguien en permanente busca de sí mismo, que con estas memorias intenta expiar sus errores y demostrar que más allá de la gloria hay una persona.
No es precisamente indulgente con su padre, a quien le presenta como un ser brutal y egoísta, obsesionado con que su hijo se convirtiera en el mejor tenista del mundo, para lo cual no le ahorró sufrimiento. Al igual, muestra un agradecimiento conmovedor a quienes le demostraron su amistad, empezando por su hermano y sus amigos de la infancia, y terminando por su actual esposa, la también tenista Steffi Graf, y sus dos hijos, así como el que fuera su entrenador y amigo Gil Reyes.
Por las páginas de este libro discurre una época gloriosa del tenis mundial, con auténticos mitos como Connors, Lendl, McEnroe, Borg o Becker, entre los que Agassi encontró un lugar destacado. Pero también se puede conocer el otro lado del deporte, ese que exige a los profesionales una dedicación y un sacrificio que los sitúa al límite de sus capacidades físicas y mentales.
Open es un libro asombroso que descubre el lado oculto del tenis, pero sobre todo muestra a un chico desvalido y atormentado que debió envolverse en una armadura de rebeldía para soportar las exigencias de esa vida que no había elegido. Alguien que por fin alcanzó la paz en el año 2006, después de haber tenido que saborear las amarguras de la gloria.

Be Sociable, Share!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *