Comienza la temporada de las ferias del libro (menos en Murcia)

Abril es el punto de partida del tradicional intento del mundo de la literatura por convencer a los españoles de que leer es conveniente para distinguirse del resto de los animales. La temporada arranca en Valencia con una feria que parece recuperar el ritmo y que parte con unas muy buenas expectativas, a pesar de que sus organizadores han tenido que apañarse casi con lo puesto. Será a partir del 22 de abril. Poco después, el 7 de mayo, comienza la feria de Sevilla que cuenta con bastante más presupuesto y no menos ilusiones. A partir de este momento, serán muchas las citas que se celebrarán por toda España, con el sano propósito de promocionar la literatura española y estimular el hábito de lectura. Es de esperar que tengan el éxito que merecen, porque en los tiempos que corren ese esfuerzo se antoja titánico.

No puedo dejar de sentir cierta envidia cuando me entero de este tipo de acontecimientos, pues esta puede ser de las pocas regiones, sino la única, en la que es imposible disfrutar de una feria del libro. Hubo en su día dos, una en Murcia y otra en Cartagena, que desaparecieron a causa de la desidia de unas autoridades insensibles que siempre han preferido fomentar el negocio del espectáculo a proporcionar a la ciudadanía de los instrumentos precisos para saber disfrutar y valorar la cultura.

Hoy sólo el empeño particular de algunos amantes de la literatura permite que se celebren algunas actividades dedicadas al fomento de la lectura y a la divulgación literaria. Los encuentros del Mandarache, el ELAC o algunas actividades organizadas por las pocas librerías con ganas de emprender como Educania, es el escaso aporte que esta región realiza al necesario esfuerzo por fomentar la educación de la gente a través de la lectura.

Triste y sombrío es el futuro que nos aguarda si esta situación no cambia.

Nick Cave en carne viva. La canción de la bolsa para el mareo (Sexto Piso) conduce al lector hasta lo más recóndito de la mente y el alma de uno de los grandes genios musicales contemporáneos: Nick Cave. Tomando como pretexto una gira realizada con su grupo The Bad Seeds por veintidós ciudades de Norteamérica, Nick Cave ha creado un libro de impresiones, recuerdos, poemas, letras de canciones, reflexiones sobre su filosofía de la composición, y también sobre sus temores y miedos más profundos, volcados de manera artística con una sensibilidad y una imaginación desbordadas, no carentes de humor.

James Ellroy vuelve con fuerza. El escritor norteamericano, responsable de algunas de las mejores novelas del género negro que se han escrito en las últimas décadas, regresa a la primera línea editorial con una novela que promete otra de esas inyecciones de adrenalina a las que nos tiene acostumbrados. Perficia (Random House) nos devuelve a los escenarios en los que se desarrollaron las intrigas que constituyeron el memorable Cuarteto de Los Ángeles, de entre las que destacó por encima de todas aquella magnífica novela titulada L.A. Confidential, pero que en ningún caso hacía sombra a las otras tres entregas igualmente excepcionales.

Perfidia es la primera de otra serie de cuatro novelas ambientadas en la ciudad californiana, con las que Ellroy pretende volver a sus esencias y, deliberadamente, pasarlo bien escribiendo. Tras ajustar cuentas con su país en la Trilogía de América, el autor angelino se sumerge en los abismos que mejor conoce para narrar una historia transgresora sobre el trato que se dispensó a los inmigrantes japoneses en EE UU durante la Segunda Guerra Mundial. Las emociones están aseguradas.

Be Sociable, Share!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *