La sutil elegancia de la ociosidad

9789872905484La figura del dandi ha despertado tanta fascinación como desprecio a lo largo de la Historia, aunque cuanto menos siempre ha resultado un personaje curioso que la literatura, las crónicas periodísticas y el cine hayan distorsionado en cierta manera, adaptándolo a sus fines hasta el extremo de conferirle unos rasgos comunes que, de ningún modo, definen su esencia. Es preciso, por tanto, recurrir a esas fuentes primarias para descubrir y comprender la auténtica dimensión de esos personajes que representaron en su momento todo un estilo de vida, y que en sus sucesivas versiones a lo largo del tiempo han llegado a constituir una auténtica institución social.

La editorial Mardulce reúne en El gran libro del dandismo tres ensayos de sendos autores que supieron analizar con agudeza la figura del dandi y su trascedencia social. Se trata de Honoré de Balzac, Charles Baudelaire y J.A. Barbey d’Aurevilly, todos ellos reputados autores que introdujeron a este inefable personaje en algunas de sus obras, con la peculiaridad de conocer de primera mano sus características, al haber convivido con ellos en un contexto social apropiado.

De Balzac se incluye en esta edición su Tratado de la vida elegante, con el que aprovecha para dar rienda suelta a toda su capacidad analítica para describir al dandi contextualizado en un entorno social que, en realidad, se convierte en el objeto principal de su tratado. Balzac emplea a fondo su habitual ironía para plantear su particular visión sobre la conducta de una parte de la sociedad que desea escapar de los convencionalismos a través de la frivolidad y el hedonismo.

Baudelaire, en cambio, profundiza aún más en los aspectos filosóficos de la conducta humana, centrándose en lo trascendente. En El pintor de la vida moderna, el dandi se muestra como precursor de lo esencial, de aquello que está llamado a perdurar más allá de las modas. Su tono es radicalmente distinto al de Balzac, pues prevalece lo reflexivo sobre lo puramente descriptivo, en un claro propósito de hallar las razones primeras que mueven al ser humano a huir de lo convencional en busca de un lugar en la memoria colectiva.

Por último, el ensayo de Barbey d’Aurevilly, Del dandismo y de George Brummell, obedece al propósito de mostrar al dandi en su aspecto más concreto y personal. Ya no es un pretexto para indagar en los recovecos de la sociedad o el alma, sino el protagonista patente y rotundo de un estilo de vida cosmopolita y apasionado.

Con todo, este volumen reúne material lo suficientemente interesante como para comprender y disfrutar de un personaje tan irresistible y atemporal como el dandi.

Be Sociable, Share!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *