Manuel Moyano, segunda ronda

Ha tenido a bien la editorial murciana La Fea Burguesía de publicar este antiguo libro de Manuel Moyano que ya vio la luz hace algunos años, cuando todavía no había desplegado el autor todos sus muchos recursos literarios que han servido para forjarse la importancia que se le presta en los ámbitos narrativos tanto regionales como nacionales. Y bien merece este Dietario mágico esta nueva ronda porque se alojan en él muchos de los ingredientes significativos de lo que fue el arte de Moyano en sus primeros pasos y de lo que sigue siendo hoy en día. Una obra con un altísimo grado de calidad literaria, con grandes dosis de realidad combinada con material de naturaleza fantástica.

Dietario mágico nos muestra al escritor viajero, cargado a sus espaldas con la mochila caminera de Cela —autor casi olvidado en nuestros días— y el discurso mágico y encantado del  gallego Alvaro Cunqueiro, casi ignorado para las generaciones actuales. Entre las muchas sugerencias que nos brinda Dietario mágico, la primera es el contacto con la realidad murciana, con los pueblos y aldeas de nuestro entorno, circunstancia esta que ha repetido en varias de su00102LIBMUs obras, tal como ocurre en el Lobo de Periago, un intenso recorrido por los apartados caminos de la provincia, por zonas que no han sido transitadas, con la sana intención en esta ocasión de hallar a las personas que han ejercido o ejercen el oficio de curanderos, sanadores o saludadores, que muchos  son los conceptos para definir a este singular personaje que, según parece y asegura Moyano, contaba con firme presencia en nuestra pequeña región, plena de hombres y mujeres que ejercían la profesión, sea por dinero —algunas consultas estaban más pobladas que las salas de espera de ambulatorios y hospitales de la medicina oficial— o por el propósito de ayudar al prójimo, de pasar la mano para quitar las enfermedades que son tratadas desde planteamientos que pertenecen a esa vieja cultura humana, alejada, por tanto, de lo convencional.

Moyano, narrador neutro que procura no dejar huella de su fe o de su escepticismo,  se encuentra con estas singulares criaturas que ejercen el  trabajo en casi todos los lugares de la provincia, apegados muchos de ellos a las zonas rurales y con presencia en suelos urbanos.
Narra con segura mano los rostros de sus personajes, describe con belleza lo que ve y deja que le explique cada cual de donde procede el don o la gracia para producir el milagro o sanar incluso el cáncer. De sus curiosas y peregrinas criaturas que ha buscado por los caminos, define sus procedimientos, da cuenta de los aspectos religiosos que los acompañan, los deja hablar para que les explique de donde surgió la gracia, cuando descubrió el curandero el oculto poder o esa naturaleza diversa que propicia la excepción, lo desigual o lo extraño, término este propicio a quien desde siempre ha practicado una literatura que se asienta en lo fantástico y se desliza por lo irracional.

Dietario mágico, pues, es una obra en donde una vez más se reafirman los extraordinarios poderes estilísticos de Moyano, un gozoso entretenimiento para penetrar en zonas secretas o muy poco transitadas, y un espléndido documento de una cultura que parece extinguida pero que sigue viva.

Be Sociable, Share!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *