Soy diferente

E9788492412846n un jardín crecía una planta de guisantes. Se parecían unos a otros y vivían tranquilamente. Todos menos uno. Había un guisante que no quería ser como los demás».
Así comienza la historia del largo viaje de un guisante cualquiera que, cansado de vivir siempre lo mismo, salta a la tierra en busca de aventuras, de una nueva vida.

Con un importante golpe de decisión comienza su aventura pensando a qué podría parecerse. Unas cuantas hortalizas le vienen a la mente, pero son demasiado homogeneas y aburridas para un ‘espíritu libre’ como nuestro querido guisante.

De repente, y absorto en sus pensamientos, se tropieza con un pavo real; embelesado con la ‘belleza’ que se desprende de su cola, desea con todas sus fuerzas adornar su imagen con ese maravilloso plumaje, y así lo hace: sin pensarlo dos veces, se anuda con una cinta una de estas hermosas plumas del pavo.

Tan contento y seguro de sí mismo, reanuda su camino en busca de más seres que le ofrezcan el referente que le hizo saltar de su vaina un día, y así, hurgando más en su interior que en otro lugar, se encuentra repentinamente con la elegancia y la ‘astucia’ felina del tigre, del que adopta sus intensas marcas o con el elefante que le aporta la apariencia necesaria para ser respetado por los demás.

De esta forma, el pequeño y entrañable guisante, convertido en un ser dotado de exóticas cualidades, tal y como se había propuesto, provoca las risas y burlas del resto de guisantes ‘normales’ de la plantaEs en este momento cuando el pequeño lector, o el adulto que lee este cuento, que ya siente cariño y admiración por el valiente y singular guisante, comienza a darse cuenta de que esta historia no está tan lejos de la realidad, sino que vivimos en una sociedad en la que aún se señala lo que supuestamente es diferente.

Éric Battut, autor de este ingenioso cuento y de otros sugerentes títulos infantiles como El secreto, Los niños no quieren la guerra, Bienvenidos a la fiesta o El pequeño pez rojo nos muestra en Todos menos uno (libro que justifica de sobra estas letras y este pequeño homenaje) cómo no seguir la norma establecida puede costarnos bastante caro.

Así pues, dibuja a un caricaturesco personaje que, en un acto de atrevimiento y seguridad, va vistiéndose literal y simbólicamente de astucia, belleza y valentía, según se va encontrando con los más variados y especiales personajes, que no sólo le aportan algo de su aspecto físico, sino también de su carácter más peculiar, para demostrar a los demás que todos, aunque nos creamos dentro de la normalidad, podemos ser muy distintos los unos de los otros, y que esto no es un signo negativo, pues la singularidad, más que provocar la risa, nos transmite respeto y nos enriquece. Sólo los más estúpidos podrían no darse cuenta de esto.

El autor francés trata, en definitiva, de incitar a los niños que se acerquen a estas páginas, que busquen sus referentes en otros, pero siendo a la vez auténticos y genuinos al igual que el esperpéntico y amigable guisante y, además, que nunca deben hacer caso de las burlas de otros.

Llegando al final del libro, Battut nos tiene preparada una grata sorpresa que no sólo impactará a los más pequeños, concluyendo así con una obra estupenda sobre autoestima, confianza en uno mismo, tolerancia y respeto, valores que no deben pasar desapercibidos en la educación de los más pequeños y, sobre todo, como pilares fundamentales de una sólida sociedad. Siendo cada uno distinto nadie es diferente.

Be Sociable, Share!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *