El precio de la ambición

sacrificioA veces en la vida hay que dar algo a cambio, o mucho, para conseguir lograr una meta, un sueño o alcanzar la fortuna, Román Piña lleva al extremo con Sacrificio esta cuestión, en una novela en la que no existen ‘los buenos’ y en la que sus personajes están dispuestos a pagar un alto precio por cumplir sus anhelos.

Horacio Topp, uno de los protagonistas de esta novela e ídolo de masas gracias a sus conferencias y a sus libros de autoayuda desaparece sin más en Mallorca, no hay pistas salvo la de una novia desconocida para su entorno llamada Beni. Con estos escasos datos el detective Pablo Noguera iniciará un peregrinaje infructuoso por Barcelona, Palma e incluso Londres, para intentar hallar tan afamado personaje cuyo posible secuestro o huída extraña a familia y policía, dadas sus mermadas posibilidades de movimiento. En su camino investigador vuelve a toparse con un ex profesor de letras clásicas reconvertido en editor y su secretaria, Raul Palmer e Ifigenia respectivamente, dos elementos clave de la narración que poco a poco irán revelando su verdadera naturaleza: ambición sin límites, un deseo tan intenso que llevará a la defenestración de un mito a través de una despiadada red de mentiras y artimañas con el fin último de alcanzar la riqueza.
Con un uso magistral de la ironía y el humor, a los que muestra en su estado más puro prescindiendo de ambages, Sacrificio se revela como un gran descubrimiento narrativo, a pesar de contar con una brevísima extensión.

También es sobresaliente la construcción de los personajes, a los que cuesta muy poco imaginar durante la lectura, pues Piña facilita todo tipo detalles, incluidos los más nimios. En este aspecto, varios de ellos destacan por sus cualidades malévolas y perversas, dos actitudes que el autor lleva al límite, mostrando conductas que se pueden tipificar como propias del sadismo. Mientras que en el extremo contrario, sitúa a un líder tullido que se ha convertido en un ejemplo de superación y que irradia bondad y positivismo en sus charlas de motivación.

Todo ello bajo el prisma de la parodia del mundo editorial, del que realiza una feroz crítica por su búsqueda insaciable de obras mediocres, con una venta fácil y que contribuyan a llenar rápidamente las arcas de los empresarios.

En definitiva, la última novela de Román Piña, Sacrificio, a medio camino entre la novela negra y, por momentos, de terror, ofrece un fresco muy realista de los seres humanos al abordar cómo afecta la caída de un ídolo a sus seguidores y cómo las personas son capaces de hacer alarde de una crueldad y una violencia infinitas.

Be Sociable, Share!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *