Norma Integral

fantasticosBoca de diablo. Norma Editorial nos ofrece toda una suerte de obras muy apetecibles, de procedencia francesa, que resultan ser integrales, esto es libros que recopilan toda una saga de álbumes originales en un único volumen. Uno de los más sobresalientes, sin duda, es Boca de diablo, obra de Jerome Charyn y Francois Boucq, que ya tuviera una primera edición, por parte de esta misma empresa, allá por 1990 dentro de la colección Cimoc Extra Color. Cómo la historia es tan fresca en su contenido como en ese grafismo fuerte y dinámico merecía esta nueva puesta de largo en recia tapa dura. La historia se presenta desarrollada en tres partes muy diferenciadas. En la primera asistimos a los incipientes años del protagonista, un pobre chico huérfano abandonado en la implacable estepa ucraniana por haber nacido con el labio leporino y ser considerado una aberración. Por azares del destino es alistado en una unidad de acondicionamiento de la policía secreta de la naciente URSS y ser convertido en espía. En el segundo conocemos su infiltración en Estados Unidos como un agente durmiente a la espera de órdenes y su desencanto por los sanguinarios métodos usados. En el tercero, su deserción y posterior cacería del hombre. La narración sigue una línea ascendente en cuanto a la acción, intriga y emoción que desemboca en un abierto y metafórico final que más parece un abrupto cierre para una historia tan medida. No obstante la narración es altamente absorbente desde el minuto uno y el trabajo gráfico del creador de Bouncer o La mujer del mago es sensacional ya que su dibujo realista y detallista combina efluvios de su otro estilo caricaturista, el que usa en los libros de Jerónimo Puchero. Un trabajo de sobresaliente que merecía rescate sin lugar a dudas.

Poison Ivy. Poison Ivy es otro integral de Norma Editorial creado por la mano de Yann y Philippe Berthet. Desde la portada nos introducimos en un universo gráfico cercano al estilo del americano Milton Caniff, el creador de Terry y los piratas o Male Call, deudora esta de las líneas pin up del personaje que da nombre a la serie, originalmente, presentada en tres álbumes. Aunque la portada nos recuerde al personaje de Jordi Bernet Clara de Noche, publicado en El Jueves, recordaremos que parte del estilo del autor catalán es heredado de las reminiscencias de Caniff o Frank Robbins. Obviando esta anécdota nos encontramos en Poison Ivy aventuras de fondo bélico ya que se desarrolla en los días de la Segunda Guerra Mundial y con un tomo eminentemente humorístico. El personaje principal es una adolescente que, para salvarle la vida, una curandera la resucita con hiedra venenosa lo que le confiere la maldición de no poder besar a nadie sin matarlo. Este aliciente la convierte en potencial para un equipo femenino del ejército, todas, con algún talento extraordinario, como poderes extrasensoriales, voracidad caníbal o capacidad congeladora. La desgracia es que el protagonismo de la chica se va diluyendo a medida que avanza la historia en pos del grupo, del relato o de las humoradas, lo que lastra la acción llevándola por mil senderos dispares que dispersan la atención del lector. No obstante lo divertido del relato y el buen acabado que impronta Berthet lo hace un producto cuanto menos digno de disfrute.

El convoy. El tercero de Norma Editorial se titula El convoy, un integral de tan solo dos libros realizados por Denis Lapiere y Eduard Torrents. La breve producción de este autor barcelonés está enfocada hacia el mercado europeo, en España se conoce el álbum Ramón Llul, solo en catalán. El convoy trata una historia con tintes biográficos, basada en pasajes de la familia del propio Torrents durante nuestra Guerra Civil. Para poder desarrollar la historia, el dibujante cuenta con un prestigioso guionista que, al enterarse del proyecto, quiso darle forma por el propio interés que le suscitaba. Sin entrar más que de lado por los senderos políticos y militares del conflicto, nos presentan la acción iniciada por el final, en los años setenta, recién fallecido Francisco Franco, cuando una madura mujer, residente en Francia, hija de exiliados de la guerra, tiene que regresar a Barcelona para ver a su madre que se encuentra terminal en un hospital. Allí descubrirá que su padre, fallecido en un campo de concentración, aun está vivo, lo que le supondrá un conflicto interior por el engaño de todo este desconocimiento y la pugna por la coherencia entre su idealizado pasado y su conformado presente. A medida que avanza la historia, entre extensos flash backs del pasado, nos introduciremos como lectores en un emotivo y tierno relato de amor y perdón.

Los 4 Fantásticos. Integral es, también, los cuatro volúmenes que comprende Los 4 Fantásticos de John Byrne, extensos libros de más de 500 páginas que recogen todas las aventuras de este autor canadiense realizadas para los señeros personajes de Marvel. Panini Cómics es quién edita esta magnífica obra de uno de los autores más importantes del cuarteto que supo darle una vuelta a los orígenes y a la grandeza cósmica y aventurera que habían perdido con el paso del tiempo y de autores menos notables. Amplios textos explicativos, fichas de personajes, ilustraciones extras y publicación de los cruces con otras series donde el maestro Byrne tuvo a bien meter su pluma son el bagaje que apoya el interés de esta recopilación. ¿Qué decir de los guiones y aventuras de unos personajes sobradamente conocidos como Los 4 Fantásticos, cuya nueva película está a punto de estreno? Pues que podremos ver una vez más al Doctor Muerte o al Hombre Topo intentando apoderarse del mundo, o a Annihilus dando guerra desde la desconocida Zona Negativa hasta la propia Tierra, a Galactus intentando zamparse el planeta o la macro saga Secret Wars que creó un antes y un después, momentáneo, en el Universo Marvel. Pues eso, todo un disfrute.

Be Sociable, Share!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *