A ciencia cierta

00102LIBMUEL PROFESOR Joge García López ha tomado de la traducción de Borges de un cuento de Henry James, La figura en el tapiz (The Figure in the Carpet) el subtítulo de esta biografía de Cervantes que acaba de publicar Pasado & Presente y que pretende hacer surgir, y lo consigue, la siempre borrosa figura de Miguel de Cervantes del tapiz. Una operación esta para la que el profesor de Literatura Española e Hispanoamericana en la Universitat de Girona se ha despojado de las cargadas alforjas que tantos cervantistas han llenado al tomar como base meras suposiciones, teorías basadas en los deseos más que en los hechos. Así ocurría, por ejemplo, con el famoso Américo Castro, quien en 1948, cuando todavía está muy reciente el holocausto judío, publica España en su historia. Cristianos, moros y judíos, una interpretación histórica que traslada al Renacimiento español la ola de antisemitismo que se va fraguando a finales del XIX en Europa. A pesar de esta visión, no hay documentos que avalen ni siquiera la sospecha de que Cervantes fuera de origen judío, más bien todo lo contrario, y desde luego no se puede deducir sólo porque su padre, Rodrigo de Cervantes, fuera cirujano.
No marcha por esos caminos este libro, que es una de las biografías más completas, desde luego actualizadas y menos especulativas escritas sobre Cervantes. Jorge García López expone con claridad y habilidad psicológica, como podemos ya apreciar en su soberbia introducción, lo que en nuestros días sabemos a ciencia cierta sobre el autor del Quijote, que no es todo lo que quisiéramos pero con unos datos que nos ayudan a obtener una visión muy certera de Cervantes, pese a los claroscuros, que el biógrafo trata de iluminar aunque sólo sea para concluir que no hay, al menos hasta la fecha, pruebas documentales sobre algunos episodios de su vida. Así ocurre con la suposición de que Cervantes estudió con los jesuitas en Sevilla. Ni hay pruebas documentales ahora mismo ni el padre del autor estaba en la élite capaz de costear estos estudios.
Otro de los puntos que desmonta esta biografía densa y bien escrita, casi adictiva, es el supuesto erasmismo de Cervantes, algo que el profesor de Literatura Española cuestiona, pues a finales del XV y comienzos del XVI eran otras las sensibilidades humanísticas e incluso otros los autores grecolatinos preferidos. El humanismo de Cervantes, que con tanta claridad desplegará en El Quijote, es el de su tiempo, posterior a Erasmo, más científico y que considera que la percepción sensible no es un valor absoluto, como bien demuestra el Caballero de la Triste Figura, que duda de todo lo que observa.
Por lo demás, la biografía es un repaso muy ameno a la vida, la obra y la motivaciones literarias de Cervantes, un prometedor escritor al que un lance no muy aclarado en su vida le lleva con 22 años a Italia y a la carrera de las armas. Está descrita con gran viveza la vida en los famosos Tercios, y en concreto la de la infantería marina a la que se alistó don Miguel con la que participó en Lepanto. Tras los cinco amargos años cautivo en Argel y fallidos cuatro intentos de escape, volvió a España.
Le esperan a Cervantes unos años de mucho bregar por las carreteras españolas, sobre todo andaluzas, como comisario del Rey, a lomos de mulas alquiladas, una sucesión de ventas, encuentros y pleitos que luego volcará en sus novelas. La fama le alcanza muy entrado en años para la época, con 58, y su última década de vida será prodigiosa pues dejará obras como la segunda parte de El Quijote, las Novelas Ejemplares o Los trabajos de Persiles y Segismunda. El libro incluye el cinematográfico descubrimiento de los supuestos restos de Cervantes en el convento de las Trinitarias Descalzas de Madrid y el hallazago del último documento cervantino, localizado en 2014 por el archivero de La Puebla de Cazalla.
Una biografía completísima, actualizada y que nunca elucubra.

Be Sociable, Share!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *