El extraño embrujo de la tragedia

00506LIBMUQuizá haya quien se pregunte  qué sentido tiene remover el recuerdo con un libro como éste. Sarajevo vuelve a colocar ante nuestros ojos las imágenes de un horror demasiado reciente, pero convenientemente olvidado por quienes prefieren vivir ajenos a las miserias ajenas. Y no me refiero sólo a la indolente sociedad, sino a aquellos políticos que contemplaron impasibles cómo se aniquilaba a todo un pueblo empleando una crueldad insólita.
Pero hay razones poderosas para que este magnífico libro posea una inquietante vigencia, sobre todo cuando asistimos a una nueva demostración de la mezquindad de los burócratas acomodados, ante dramas como el de los inmigrantes que acuden en masa a Europa huyendo de conflictos tan atroces como aquel que asoló los Balcanes a finales del siglo pasado.
Como no hemos aprendido la lección, aquí está la mirada de Alfonso Armada y Gervasio Sánchez para impartir otra clase magistral sobre las consecuencias de la indiferencia global que favorece a los genocidas.
Sarajevo es en conjunto el relato de un viaje al corazón de las tinieblas. A base de reflexiones, crónicas periodísticas y exégesis literarias, Alfonso Armada relata su experiencia en la capital bosnia durante el terrible asedio al que fue sometida por las tropas serbias durante aquellos años.
A pesar del origen diverso del material que el autor reúne en esta obra, el relato goza de un orden asombroso que proporciona una perspectiva diáfana de la realidad que allí vivieron muchos de los que acudieron a comprobar si lo que se contaba en los informativos era cierto. El resultado es un periplo turbador que remueve la conciencia incluso más que lo hacía cuando sucedían aquellos hechos.
Las palabras de Armada se complementan con la expresividad de las imágenes captadas por el fotógrafo, para dejar constancia de su verosimilitud y del alcance de la tragedia. Los gestos asaltan las emociones, las palabras las envuelven en una atmósfera que a ratos se hace irrespirable. Sarajevo es una experiencia de riesgo, pero necesaria para mantener vivo el recuerdo de lo que nunca más debería ocurrir. Pero también como admonición hacia aquellos que, embargados por la indolencia, prefieren mirar hacia otro lado sin reparar en que las amenazas siguen vivas a pesar de todo.
La obra también promueve la reflexión sobre el extraño embrujo que ejerce la tragedia sobre los intelectuales. Desde Lord Byron inmerso en la revolución griega hasta la fecha, muchos escritores han querido ver de cerca los acontecimientos que les rodean. Algunos pensarán que movidos por la vanidad o el deseo de trascendencia, pero al leer las palabras de Armada cualquiera puede concluir que su mirada es honesta, y gracias a ella podemos entender el drama sin el sesgo de la oportunidad.

Be Sociable, Share!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *