Ginés Sánchez: Restos de serie

00102LIBMULA GRAN NOVELA SOBRE LA CRISIS se ha convertido en un mito a fuerza de esperar su advenimiento. Unos con honestidad y otros mediatizados por el desafío, muchos escritores han intentado narrar el drama, aunque nadie haya logrado captar y expresar su naturaleza. Quizás sea porque a esta historia aún le falta un final, y nadie sabe aventurar cómo será ni cuando sucederá. No obstante, han sido tantas las expediciones a la sima de la tragedia, ya sea mediante diagnósticos, interpretaciones literarias o meras fantasías, que es posible percibir su dimensión ensamblando todas esas piezas, aunque el trabajo se antoje arduo.
Aunque no tengo ni la más remota idea de si Ginés Sánchez pretendía despachar una novela sobre la crisis, lo cierto es que si bien Entre los vivos tampoco será nuestra Uvas de la ira, no lo es menos que el autor murciano ha logrado descender casi al fondo del abismo, con un relato diáfano tan incómodo como sublime con el que eviscera al mismísimo Leviatán para estudiar  los restos de su gran banquete.
El resultado es un análisis de la tragedia desde una perspectiva tan original como audaz: de la responsabilidad de la masa en su gestación. Una propuesta arriesgada, ya que incluso en las crisis el cliente siempre tiene la razón, y a nadie le gusta reconocer sus miserias.
Sánchez parte de un presupuesto convencional, un hecho traumático que cambia la rutina del protagonista: la pérdida del empleo y las dificultades que eso entraña; para conducir luego al lector hacia territorios poco frecuentados por la narrativa de corte realista, incluso la más bizarra, en los que prima la faceta psicológica de la supervivencia, tanto en lo que respecta al protagonista como a los personajes principales que lo rodean, a los que presenta más como desechos que víctimas del sistema, restos de serie de un modelo de vida que uniformiza hasta la extravagancias y abomina de lo imprevisible.
El protagonista, César ‘Gusanito’ Gálvez, es pasto para voraz victimario social: feo, timorato, pueril e inseguro, se refugia en una rutina ociosa y decadente marcada por las dudas y la indecisión. Atrincherado en su destartalado piso, malgasta el tiempo y el poco dinero de que dispone en  lamerse las heridas entre videojuegos, porros, esporádicas visitas a una puta maternal y largas conversaciones a través de un chat con una fanática de Janis Joplin empeñada en morir el mismo día que la diva jipi.
Tras una tormentosa experiencia con su ciberamiga, Gusanito conoce a Raquel, una chica del montón que le ofrece una perspectiva diferente de la realidad. Ambas mujeres plantearán al protagonista el escenario de su gran decisión existencial: rebelarse a las condiciones que le impone la vida y asumir el riesgo de emprender un camino nuevo, o aceptarlas a integrarse en la masa de la forma más confortable posible. Dos caminos que Sanchez, en una clara referencia a Matrix, plantea como un símbolo del carácter social de los españoles.
Ambientada en Murcia, aunque nunca se nombre como tal, Entre los vivos tampoco será esa gran novela murciana que desea la huertanía ilustrada. El escenario de un drama nunca puede resplandecer de hermosura, y Sánchez huye de estereotipos para mostrar una imagen de la ciudad marcada por las circunstancias, en la que la crítica nunca es visceral aunque tan contundente como el tono de su relato.
Sánchez estructura su relato con un estilo complejo, al que imprime un ritmo vigoroso y compulsivo, en el que los diálogos se confunden con el relato en una entropía asombrosamente cristalina y ordenada, consiguiendo una obra que se devora a dentelladas, cruda e irónica, implacable y honesta, pero a la vez elegante e intensa.
Entre los vivos aporta una visión inusitada de la realidad trágica que ha marcado a una sociedad, sin distorsiones retóricas, y se convierte en un espejo en el que muchos verán reflejada su rutina. No será quizás la novela que esperaban algunos, pero sin duda es perfecta para los amantes de la literatura.

Be Sociable, Share!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *