¡Viva México! ¡Y sus editores!

Llegan a mi mesa en la misma semana dos libros de los mexicanos Jus, Libreros y Editores. Y para mí son dos acontecimientos, aunque con matices que los diferencian y que agrandan su impacto en mí. El primero, Breve manual del perfecto aventurero, es una pequeña maravilla que firma un para mí desconocido Pierre Mac Orlan. Este librito está construido con la más deliciosa ironía que he disfrutado en mucho tiempo, y se dirige a sedentarios como yo con la elegancia debida a quien vas a dar un palo tan cariñoso como merecido. El segundo, La fabulosa taberna de McSorley y otras historias de Nueva York, es un tomo con el que muchas veces he soñado. Este voluminoso libro reúne una selección del trabajo extraordinario de Joseph Mitchell para el New Yorker. El mismo Mitchell que dejó de escribir en los años 60 pero que nunca dejó de ir cada día a su despacho hasta su muerte, en 1996, para intentar retomar la escritura. Su largo y conocido silencio no debe hacernos olvidar que antes de sumirse en el bloqueo que nunca le abandonó, Mitchell fue quizá el mejor cronista de una ciudad a la que no le han faltado aspirantes al título de mejor cronista. Y este libro es la prueba de su triunfo a la hora de retratar a una ciudad de rostros infinitos. Claro, Jus, Libreros y Editores es ahora mi editorial favorita.

Be Sociable, Share!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *